martes, 8 de junio de 2021

Seis novelas imprescindibles para entender el nihilismo

Independientemente del tiempo que haga, todos tenemos días claros y días grises. Y, aunque soy una persona optimista por naturaleza, siempre está bien tener a mano un libro que se corresponda con nuestro estado de ánimo en esos días algo más tristes y oscuros. Hoy recopilamos seis títulos que se alejan de la corriente de positivismo imperante para plantear un clima algo desapacible, una dimensión extraña y desconocida del ser humano, un mundo agarrotado y cercano a la cara más gris del abismo.


El hombre de los dados. George Cockcfrot (1971)

Luke Rhinehart es psiquiatra y el protagonista de esta novela, rodeada de polémica desde su publicación en los setenta. Cansado de una cómoda y aburrida existencia aburguesada, y habiendo llegado a despreciar los principios que rigen la psiquiatría, Luke -cuyo nombre se corresponde con el sinónimo que escogió el autor para editar el libro- comienza a coquetear con la posibilidad de que todas las decisiones de su vida estén sometidas al azar. El juego de dados con el que experimenta acaba tomando el control de una existencia que, a medida que se deja dominar por lo aleatorio, se aleja del camino marcado por la moral humana.


Jakob Von Gunten. Robert Walser (1909)

Bienvenido al Instituto Benjamenta, un internado alemán para muchachos que educa a sus jóvenes aprendices en la servidumbre. Allí va a parar Jakob, que renuncia a la posición acomodada de su familia para someterse al implacable desarme de identidad de la academia. La falta de ambición y el deseo de fracaso que anhela el joven Von Gunten, satisfecho siendo un cero a la izquierda y desperdiciando sus talentos en favor del éxito del más corto de miras, es una elección puramente filosófica y estética que le lleva a convertirse en referente del perfecto hombre moderno.


Un hombre de talento. Emmanuel Bove (1942)

La personalidad de Maurice Lesca, protagonista de la novela, es todo un misterio. Habita un mundo desolado en el piso que comparte junto a su hermana. Fue médico, pero, por una serie de malas decisiones, ahora ya no es nada. Emplea su tiempo en visitar la librería de su única amiga, la señora Maze, y en maquinar planes que es incapaz de llevar a cabo. Su mundo interior, más rico que el que le rodea pero dominado por la neurosis, es una montaña rusa de euforia y el más absoluto de los vacíos. Todos le suponen una existencia miserable, pero tal vez Maurice consigue exprimir al máximo su indecisión y ansiedad por el fracaso.


El extranjero. Albert Camus (1942)

Las circunstancias llevan a Meursault, francés argelino, a cometer un asesinato sin motivo aparente. Todo el proceso judicial que sigue al crimen sigue el mismo esquema que su vida, sujeta a fuerzas externas y en la cual nuestro protagonista ha abandonado cualquier capacidad de decisión, dejándose llevar a la deriva. Si no existe elección, ¿puede haber responsabilidad y culpa? Si uno vive una existencia apática y pasiva, ¿debe haber un castigo por un crimen que estaba destinado a ocurrir?


El proceso. Frank Kafka (1925)

El desdichado Josef K., del que no llegamos a saber el apellido, ha sido elegido por el sistema como víctima de un arduo proceso burocrático del que parece imposible escapar. Enjuiciado y condenado por un delito que nadie aclara y del que él tampoco es consciente, K. intenta obtener respuestas y una explicación razonable para su situación. Poco a poco, sin embargo, va abandonando esa lucha ante la imposibilidad de penetrar en el muro de acero que conforman la burocracia, la ineficiencia y la aleatoriedad de la justicia.


Los demonios. Fiodor Dostoyevski (1871)

La última de nuestras obras nihilistas es una de las que plantean una denuncia de esta corriente literaria y de pensamiento. El maestro ruso aborda las catastróficas consecuencias de la eliminación del valor y la voluntad del individuo a través de una historia inspirada en un hecho real: en 1869, el revolucionario Serguéi Necháyev asesinó a un camarada por negarse a obedecer una orden -colocar un pasquín en un comedor-. Dostoyevski parte de este crimen en su lucha contra los movimientos absolutos y llama la atención sobre la desaparición de la identidad individual humana en favor del grupo.

20 comentarios:

  1. ¡Hola! Una entrada de los más interesante. No recuerdo haber leído ninguna novela que se pueda enmarcar como nihilista, pero me llaman las últimas dos que mencionas, así que tomo buena nota.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, chicas! Sí, los dos últimos son una pasada. ¡Para mí el mejor es el de Dostoyevski!

      Gracias por leernos y un abrazo 😊

      Eliminar
  2. Hola. Mil gracias por la entrada, solo he leído El extranjero. Y me anoto El proceso.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
  3. ¡Holaaaa!

    Ay que interesante esta entrada, la verdad es que no he leído ninguno de estos libros pero sin duda me llevaré alguno recomendado para enterarme un poco mejor del nihilismo.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nos alegramos de que te haya gustado la entrada, Irene!

      Gracias por leernos y un abrazo 😊

      Eliminar
  4. Holis!
    Super interesante el tema, la verdad no se si he leído alguna vez algo bajo esta temática pero ya me ha entrado toda la curiosidad jajaj
    Besooos

    Jocelyn | Blog Ave Lectora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que te haya picado la curiosidad, Jocelyn! Es un tema de lo más interesante.

      Gracias por leernos y un abrazo 😊

      Eliminar
  5. Conocía el de Kafka y el de Camus, los demás no. Creo que es una entrada bastante interesante ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que te haya gustado, Cuca!

      Gracias por leernos y un abrazo 😊

      Eliminar
  6. ¡Hola Paula! Qué entrada más interesante. Nunca me había planteado leer libros tristes cuando estoy triste porque la verdad es que leo principalmente para distraerme. Pero le echaré un vistazo a los que nos recomiendas por si algún día me apetece adentrarme un poquito más en esta corriente tan pesimista :D

    Gracias por la entrada <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Kurenai! A mí me pasa, hay veces que tengo el ánimo para libros algo más oscuros y pesimistas... Y otras que solo necesito algo ligero que me distraiga 😊

      ¡Gracias por leernos y un abrazo!

      Eliminar
  7. Hola! no las conocía, gracias por la recomendación. Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Pues la verdad es que no me suenan ninguno de estos libros, pero sí que el tema me parece interesante. Yo es que soy de las que ve el vaso medio vacío xD (soy consciente de que esto no puede ser así), por lo que creo que serán lecturas para mí (?).
    Gracias por la información :D.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Aida! Pues fíjate que yo soy superoptimista y siempre veo el vaso medio lleno jajaja Y aun así son lecturas que a veces pueden ir con mi estado de ánimo, creo que a todo el mundo le pueden producir curiosidad.

      ¡Gracias por leernos y un abrazo! 😊

      Eliminar
  9. Hola Paula!! Tomo buena nota de tu experiencia lectora y me llevo muchos de estos títulos conmigo. ¡Gran post y gracias por tus recomendaciones! Besos!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, Paula!
    Una entrada muy interesante, buenas opciones para los "días grises". Conocía los últimos tres títulos, aunque no he leído ninguno.
    Me llama bastante la atención tu primera sugerencia, "El hombre de los dados" de George Cockcfrot, así que me la llevo apuntada.
    Ya te contaré qué tal ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Mava! Te recomiendo totalmente'El hombre de los dados', es una novela supercuriosa y además muy bien escrita. El planteamiento es una pasada, aunque hay que prepararse para algunas escenas desagradables.

      ¡Gracias por leernos y un abrazo! 😊

      Eliminar