jueves, 18 de enero de 2018

Wonder. R. J. Palacio

FICHA:
Título: Wonder - La lección de August
Autor: R. J. Palacio
Editorial: Random House
Sello: Nube de tinta
Número de páginas: 416
Precio: 14,20 € (tapa blanda) 6,99 (e-book)
ISBN: 9788415594024



Sinopsis:
«Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo.»

Auggie
Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.
Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.
En un mundo en el que el bullying entre los jóvenes se está convirtiendo en una verdadera epidemia, los libros de la serie «Wonder» ofrecen una nueva visión refrescante, necesaria y esperanzadora.

Hazte un favor y lee este libro: tu vida será mejor.

Acerca de la autora:

Mientras R. J. Palacio se dedicaba a diseñar preciosas cubiertas para cientos de autores, soñaba con escribir una novela algún día. Sin embargo, le parecía que nunca llegaba el momento hasta que se dio cuenta de que lo único que tenía que hacer era empezar. Wonder. La lección de August, su primera novela, se convirtió en un fenómeno mundial que ha inspirado a más de un millón de personas. A este título le siguieron Wonder. La historia de Julián, Wonder. El juego de Christophery Wonder. Charlotte tiene la palabra.

Cuando Palacio decidió escribir El libro de preceptos del señor Browne, pidió ayuda a sus lectores: en dos semanas, había recibido más de mil postales con preceptos procedentes de todo el mundo.


Reseña:
Wonder es uno de esos libros que había visto en librerías y quería leer, pero no lo había comprado ni buscado. Me habían hablado bien de él, pero no sabía muy bien de qué iba... Hasta que hace un tiempo vi el tráiler de la futura película y me dije a mí misma: ahora sí que quiero leerlo. Casualidades de la vida, vi que la hija de unos amigos lo tenía, con lo que ya no tenía excusa y me puse a ello en cuanto pude.

Wonder es la historia de August, un niño que sufre una anomalía genética que hizo que naciera con la cara deformada. A pesar de haber sufrido incontables operaciones, su aspecto sigue siendo muy diferente y, como es inevitable, llama la atención allá adonde va. Él lo sabe y lo acepta... aunque eso no lo haga menos duro. Sin embargo, al empezar el libro él no sabe que su vida va a cambiar radicalmente porque va a empezar 5º de secundaria y, por primera vez, va a dejar de estudiar en casa para ir al colegio. El relato transcurre durante su primer año en su nuevo centro, con todo lo malo y todo lo bueno que eso conlleva para él y para sus allegados.


El libro está dividido en ocho partes; algunas están narradas por August, pero el resto las escriben diferentes personajes de su entorno: su hermana Olivia, su amigo Jack, su amiga Summer o Miranda, la amiga de su hermana. Siempre narrado en primera persona por el personaje protagonista, eso nos da acceso a su visión de lo sucedido y, en caso de ser otro, su relación con August. Así, por ejemplo, vemos la historia de August desde el punto de vista de su hermana (un relato lleno de amor, pero triste por cómo ha afectado a su propia vida la condición de su hermano) o entendemos mejor la reacción de algunos personajes que antes no quedaba clara. Eso hace que los personajes principales estén muy bien perfilados, ya que conocemos sus vivencias, sus pensamientos y sus porqués.

A pesar de ser narrado por personajes diferentes, la historia va avanzando a lo largo de la novela, ya que cada uno de ellos retoman desde algún punto de lo que ha sucedido en el apartado anterior (o desde el inicio de su relación con August de una forma muy general y breve) para continuar con la trama. Cabe decir, además, que cada parte es de longitud muy variable. También lo es el transcurso del tiempo en la historia, pero ambas cuestiones son más que comprensibles. Al principio August nos pone un poco en antecedentes y nos habla de su (pre-)inicio de curso, con sus vivencias e impresiones, con lo que ocupa una parte importante del relato. Después, la historia fluye de forma más ágil, parándose en los sucesos más relevantes, hasta llegar al final de curso, con lo que todo va más rápido y los apartados son también más breves.

Por otra parte, dentro de cada apartado los capítulos son cortos en general lo que, junto con la prosa sencilla de la autora, hace que la lectura sea amena y rápida; un libro que no cuesta nada leer y en cuya historia te metes con facilidad. Wonder es, además, una novela que hace que te plantees el mundo en el que vivimos y cómo a veces, sin darnos cuenta, o incluso por querer aparentar normalidad, acabamos discriminando a aquellos que son diferentes. Pero también es una historia sobre la auto-superación, sobre la amistad, llena de momentos duros, pero otros muy tiernos que han hecho que se me escapara alguna lágrima.

Si tuviera que ponerle un "pero" es que, para mí, el final es demasiado idílico y no me parece 100% realista. Me gustan los finales felices, que quede claro, pero este para mí lo es muy-mucho-demasiado
Sin embargo, también es verdad que me he emocionado con él y, teniendo en cuenta el tipo de libro que es y cómo va avanzando la trama, entiendo que es lo que tenía que pasar.

Dicho esto, es una lectura que recomiendo, porque es muy tierna y muy bonita; a ver si en breve me dejan los otros tomos relacionados con la novela que R. J. ha publicado posteriormente, porque tengo curiosidad, la verdad. Y seguro que cuando vea la película me animaré a explicaros qué me ha parecido y a hacer una breve comparativa. Hasta entonces, seguimos viéndonos por aquí :) .

Lo mejor: La prosa sencilla y una historia dulce sobre la vida, la autosuperación, las relaciones humanas y la amistad.

Lo peor: Como ya he comentado, para mí el final es demasiado idílico.

Deberías leerlo si: Buscas una novela juvenil de lectura rápida y amena que no trate sobre una historia de amor, sino de amistad y autosuperación.




Puedes ver las primeras páginas aquí: 
https://www.tagusbooks.com/leer?isbn=9788415594093&idsource=3001&li=1





martes, 16 de enero de 2018

¿El mes de la literatura infantil?

No sabemos si hay alguna conjunción planetaria que desconocemos; también ignoramos si alguna de las musas tenía especial predilección por esta época del año… y aunque lo más probables es que se trate de una de esas “casualidades de la vida”, si no fuera el caso, tampoco llegaremos a descubrirlo nunca. Sea como fuere, algo ocurre entre enero y la literatura infantil que a nosotras nos ha llamado la atención: el gran número de autores de renombre que han nacido en este mes.

Y lo cierto es que este hecho se remonta a cientos de años atrás. Ya en el siglo XVII veía la luz Charles Perrault un doce de diciembre de 1628. Este célebre escritor francés de orígenes burgueses se dedicó a diversos géneros, es cierto, pero actualmente se le recuerda sobre todo por haber dado forma literaria a relatos clásicos infantiles de tradición oral muy arraigados en nuestra cultura. ¿Qué hubiera sido, por ejemplo, de nuestra infancia sin Caperucita Roja, El gato con botas o La Cenicienta?

Lo mismo podríamos preguntarnos sobre Blancanieves, La Bella durmiente, Rapunzel o Pulgarcito (por nombrar unos pocos), cuentos que recopilaron los hermanos Grimm. Porque aunque Wilhelm nació en febrero (cerquita, ¿eh?), Jakob sí que lo hizo en el mes que nos concierne; el cuarto día de 1785, para ser más exactos.

Asimismo, a pesar de que su producción artística fue normalmente por otros derroteros, también resulta curioso que el 24 de enero de 1776 naciera E.T.A. Hoffmann, el autor del famosísimo cuento navideño El Cascanueces y el rey de los ratones, cuya adaptación al ballet ha recorrido el mundo entero para representarse en miles de teatros y centros culturales.

Esto sería ya más que suficiente casualidad sin añadirle la llegada al mundo de Lewis Carroll el vigésimo séptimo día de enero de 1832. Y es que aunque los rumores sobre cuál fue la inspiración de su obra más famosa siempre han sido un poco turbios, la literatura infantil no sería la misma si Carroll no hubiera escrito Alicia en el país de las maravillas ni su un-poco-menos-conocida Alicia a través del espejo, ¿no os parece?

Si bien hasta ahora hemos hablado de autores más allá de nuestras fronteras, también podemos hacer un par de alusiones nacionales. Personalmente, he de confesar que desconocía quién era Luis Coloma Roldán hasta que empecé esta entrada, pero ahora mismo me siento muy agradecida de que naciera el decimonoveno día de 1851. ¿Por qué? Porque sin él quizás no conoceríamos al Ratoncito Pérez. Sí, como leéis. Aunque se cree que los orígenes son anteriores y franceses, en España este personaje ganó mayor difusión cuando a un Alfonso XIII de ocho años se le cayó un diente. Desde la corte, le pidieron al entonces padre Coloma un cuento sobre el tema. El jesuita escribió sobre el Ratoncito Pérez y el Rey Buby, nombre que le daba la Reina Doña María Cristina a su hijo. A partir de ese relato, se volvió muy popular entre los párvulos de cultura hispana el mágico ratón que deja un regalo debajo de la almohada de los niños cuando se les cae un diente que me imagino que conoceréis bien.

Para terminar, volvemos a nuestros tiempo, donde el 23 de enero de 1962 vio la luz por primera vez Elvira Lindo. Creadora de Manolito gafotas, esta autora y periodista construyó su primera novela en base a un niño madrileño que ella misma interpretaba en la radio. El libro tuvo tal éxito que lo siguieron ocho volúmenes más, cuya publicación se intercaló durante un tiempo con otra serie protagonizada por una niña llamada Olivia.

Aunque con esto terminamos con los nacimientos en enero, no podía acabar sin hacer otra mención a una gran autora infantil pero por un motivo más triste. El 28 de enero de 2002 fallecía Astrid Lindgren, escritora sueca creadora del divertido Daniel el travieso, a quien personalmente recuerdo con mucha ternura por los dibujos animados. Por otra parte, Astrid Lindgren es mundialmente conocida por haber creado al personaje de Pippi Calzaslargas (Pippi Mediaslargas), a quien también recuerdo con cariño gracias a la serie televisiva de mi infancia.

Somos muy conscientes de que autores infantiles ha habido y hay muchísimos, pero nos llamó la atención que tantos realmente famosos a nivel internacional nacieran el primer mes del año. ¿Será que el hecho de que la Tierra reinicie su vuelta alrededor del sol confiere a este mes algún tipo de energía mística? ¿Que el frío del invierno agudiza las mentes y eso repercute de algún modo en los nacidos por estas fechas? Como ya hemos dicho antes, no lo sabemos ni esperamos descubrirlo. Pero esta confluencia es extraña, cuanto menos curiosa, como bien podría decir Iker Jiménez. Sea como sea, felicidades a todos los que celebráis vuestro aniversario este primer mes de 2018… Quién sabe, a lo mejor hemos acertado con alguna de nuestras teorías y os espera un futuro muy prometedor en el mundo literario ;)

domingo, 14 de enero de 2018

5 + 1 clásicos vampíricos.

Mucho se ha hablado en este blog sobre libros de vampiros, pero hasta ahora no nos habíamos atrevido a remontarnos a los orígenes de esta terrorífica figura, y ello se debe a que no es una tarea fácil.
Existen múltiples relatos y cuentos escritos sobre vampiros desde el siglo XIX, pero no tantas novelas en las que estos seres sean los protagonistas.

Ello se debe a que la figura del vampiro aparece en la literatura de ficción a partir del romanticismo (finales del siglo XVIII – principios del siglo XIX), con lo cual estamos ante un fenómeno bastante moderno y reciente.

Sin lugar a duda, la obra más conocida es Drácula, pero no es la única que existe. Por eso, os traemos una selección de relatos, cuentos y novelas relacionados con los inicios del fenómeno vampírico.

Con ello, también os animamos a adentraros en el maravilloso y, en algunos casos, desconocido mundo de los clásicos de terror.

1.   El vampiro (John William Polidori -1819):

Contrariamente a la creencia habitual, el primer relato en el que el vampiro cobra una importancia significativa es el de Polidori, ya que fue él, con esta obra, quien inició la concepción de la figura del vampiro romántico que ha perdurado hasta nuestros días.

Por si no lo sabéis, Polidori lo ideó a lo largo de 4 noches en la Villa Diodati de Ginebra, en la cual estaba trabajando junto a Lord Byron, Mary Shelley (que nos dejó al archiconocido Frankenstein gracias a esta experiencia) y Percy Shelley. De hecho, El vampiro surgió debido a un reto en el que cada uno de ellos debía escribir una obra de terror.

El argumento de la historia consiste básicamente en que un inglés conoce en Londres a Lord Ruthven, un hombre misterioso, con el cual va encontrándose a lo largo de sus viajes por Europa y con el que le ocurren cosas de lo más extrañas. Ya podéis imaginaros lo que puede sucederle a uno cuando se junta con un vampiro XD y la de tragedias que le aguardan.


A esta obra siguieron cronológicamente en el tiempo varios relatos de terror como el de Ernst Raupach, titulado Deja a los muertos en paz (1823).

2.   Morella (Edgar Allan Poe – 1835):

Habrán de pasar casi dos décadas para que este cuento de Poe llegue a manos de l@s lector@s, aunque ya hemos visto que los escritos relacionados con vampiros continuaban viento en popa, tal y como seguiremos viendo más adelante.

Morella es una obra bastante conocida del autor y, como no podría ser de otra manera, su protagonista es, en cierto modo, una vampiresa.  En este relato, Poe nos cuenta el matrimonio de su protagonista con Morella, la cual logra que su alma sea inmortal, mientras que su cuerpo va deteriorándose, gracias a sus estudios y lecturas.

Ahora bien, la historia de Morella no acaba bien, puesto que muere dando a luz y su alma acaba en el cuerpo de su hija, una hija que se parece mucho a su madre a medida que va creciendo. Por lo tanto, cuando su padre decide bautizarla, ésta muere y al enterrarla descubren que su esposa no se encontraba en el sepulcro.

A pesar de que no nos hallamos ante una vampiresa al uso, el renacer de Morella se asemeja bastante al de los vampiros. ¿Vosotr@s que creéis?


3.   Varney el vampiro o El Festín de Sangre (James Malcolm Rymer – 1845/47):

Quizás esta obra de Malcolm Rymer no sea la más conocida en cuanto a vampirismo se refiere, pero os puedo asegurar que se trata de una novela con todas las letras (tenía más de 800 páginas en la época de su publicación), y ya estáis viendo que no abundan.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que fue publicada por entregas, por lo que hay veces en que la trama tiene alguna que otra laguna, a pesar de que tiene bastante coherencia.

En general, la historia de Varney nos narra su convivencia con la familia Bannerworth, a la cual aterroriza. De hecho, se cree que el propio Varney es un antepasado de la misma y que ha revivido varias veces. El autor juega incluso con la condición humana o vampírica del susodicho, pero parece bastante evidente que este vampiro intenta lograr la salvación y que, al no conseguirlo, decide acabar con su vida.

Aunque esta sería la trama principal, la novela contiene alguna que otra subtrama que da pie a que conozcamos otras vivencias de este peculiar personaje. Y, además, las ilustraciones que la acompañaban son una auténtica delicia para los amantes de lo vampírico.


Por otra parte, hay que destacar que Varney influyó mucho en los escritores posteriores, como es el caso de Stoker, ya que este vampiro es el primero en poseer colmillos, atacar a las víctimas en el cuello, y es fuerte y tiene poderes. Ahora bien, al igual que los vampiros de Crepúsculo, podía moverse con la luz del día, y el ajo y las cruces no suponían un problema para él. Incluso podía comer y beber. Vamos, que este vampiro lo tenía todo 😉.

Posteriormente a esta obra, encontramos entre otros el relato corto de Alexandre Dumas, La Dama Pálida (1849). Así que, como veis, muchos grandes de la literatura se sintieron atraídos por las criaturas de la noche.

4.   Carmilla (Joseph Sheridan Le Fanu -1872):

Muchos creen que Carmilla es una de las primeras vampiresas de la literatura (aunque ya hemos visto con anterioridad que Morella podría ser considerada también una de ellas), pero no podemos olvidar que ya en 1821 (con antelación a Poe), E.T.A Hoffmann escribió un cuento de terror titulado Vampirismo en el que la criatura en cuestión es una mujer.

Ahora bien, ¿por qué hablo de Carmilla como una de las primeras vampiresas de este peculiar mundo si ya existían? Para empezar, esta obra de Sheridan Le Fanu es una novela corta, por lo que podemos considerar que es la primera vampira que aparece en un “libro”. Y, además, pasamos de encontrar protagonistas masculinos y damiselas en apuros a dos protagonistas femeninas.

La protagonista principal de esta historia es Laura, la cual vive en un castillo austriaco. Para su desgracia, verá el accidente de un carruaje a las puertas de su casa y Carmilla (una de sus ocupantes) tendrá que quedarse con ella, su padre y sus criados mientras se recupera.

Sin embargo, a Laura le suena el rostro de Carmilla de una desagradable experiencia que vivió durante su infancia y la trama pasará a mantenernos en suspense hasta su trágico final, un final que ha marcado en gran parte la literatura de vampiros posterior.


5.   El castillo de Los Cárpatos (Julio Verne – 1892):

Esta obra de Julio Verne se trata de otra de esas novelas icónicas sobre vampiros y, seguramente, much@s de vosotr@s no sabíais que Verne, con obras de tinte tan científico como “Viaje al centro de la Tierra” o “20.000 leguas de viaje submarino”, poseía una obra dedicada a estos seres, pero así es.
De hecho, algun@s consideran que es una de las mejores obras sobre vampiros que existe. Y, por otra parte, hay que tener en cuenta que fue publicada cinco años antes que Drácula.

En esta novela, Verne nos presenta a un vampiro (el Barón de Gortz) obsesionado con una cantante de ópera llamada Stilla. Tanto es así, que la seguirá a lo largo y ancho del mundo para escuchar su voz.

Sin embargo, cuando el Conde de Télek (original de Valaquia) pide la mano de la misma en matrimonio, el barón cae en la desesperación, presa de los celos, y decide acudir por última vez a ver a su amada en la representación de “El Orlando”. Y es allí, en el teatro, cuando al asomar su cara blanquecina desde el palco, Stilla muere aterrorizada.

Posteriormente a estos hechos, comienzan a propagarse rumores sobre el castillo de los Cárpatos, que es propiedad del barón, puesto que en él se oye a una mujer cantando. Ante este descubrimiento, Télek decide ir al mismo y, junto a sus amigos, averiguar la verdad de lo que allí sucede.

Una historia de lo más interesante y curiosa, ¿verdad?


6.   Drácula (Bram Stoker - 1897):

Para finalizar con esta selección de obras, cuentos y relatos vampíricos, no podíamos dejar de mencionar la novela de vampiros por antonomasia: Drácula.
Este libro ya se encuentra más que anclado en el imaginario popular, y muchas han sido las adaptaciones cinematográficas del famoso conde o las continuaciones que han intentado hacerse de la obra de Stoker.

Como bien es sabido por muchos, la novela de este escritor irlandés consiste en una serie de diarios en los que varios de sus protagonistas cuentan su experiencia y enfrentamientos con Drácula. A much@s os sonará el viaje de Jonathan Harker al castillo del conde y lo que vive allí, así como su huida y posterior matrimonio con Mina, su prometida. A partir de ahí se irán sucediendo distintos hechos en los que se verán implicados tanto ellos como otros personajes.

Lo que quizás no sepáis es que tras la muerte de Stoker su viuda publicó varias historias de terror que este había escrito. Entre ellas figuraba El invitado de Drácula, el primer capítulo de esta novela, el cual fue suprimido de la historia debido a que los editores no lo consideraban necesario.

Tal y como podéis ver, el libro más conocido de todos es uno de los más tardíos en aparecer en el panorama literario.


No obstante, y a pesar de haber elegido estos libros y pequeñas historias, podemos encontrar muchos más relatos relacionados con estos seres legendarios. Os invitamos a descubrirlos y a compartirlos con nosotr@s 😉.

Para terminar esta entrada con un toque de humor, os presento un vídeo de youtube en el que los vampiros clásicos se apuntan a ver una película de vampiros actual. ¿Quieres saber cuál es su reacción? No te la pierdas. No tiene desperdicio alguno XD:


jueves, 11 de enero de 2018

La familia Karnowsky. Israel Yehoshua Singer






Ficha técnica:

Título: La familia Karnowsky 


Autora: Israel Yehoshua Singer 

Editorial: Acantilado / Círculo de Lectores

Número de páginas: 555

Precio: 25,95€

ISBN: 978-84-672-7120-1



Sinopsis:
Tres generaciones de la familia Karnowsky, encarnadas en las figuras de David, Georg y Yegor, se embarcan en una epopeya que comienza en un pequeño pueblo de Polonia y finaliza entre los incipientes rascacielos de Nueva York. El joven judío David escapa de su villa natal, deslumbrado por la atractiva y moderna ciudad de Berlín. En Alemania se hace un nombre y forma una familia respetada y devota cuyo única preocupación es la rebeldía de su hijo Georg, que no parece tan interesado como su padre en dedicar su vida al estudio del judaísmo. Las tiranteces entre ambos se ven condenadas a repetirse en la relación de Georg con su único retoño, Yegor, que ha de enfrentarse a una prueba más difícil que las que superaron su padre y su abuelo: la huida del régimen nazi y la renuncia a sus raíces.

Acerca del autor:


Israel Yehoshua Singer (Bilgoraj, Polonia, 1893 – Nueva York, 1944) nació en el seno de una familia judía tradicional cuyo amor por la literatura marcó el destino de sus tres hijos. Su hermana mayor, Esther, fue también novelista, y el benjamín, Isaac Bashevis, obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1978. Israel comenzó a escribir en Varsovia cuando apenas contaba quince años, aunque no publicó su primera novela hasta 1927. Su obra maestra es Los hermanos Ashkenazi (1937) escrita, como toda su producción, en yidis. 

Reseña:

La alargada sombra de Isaac Bashevis Singer ha eclipsado, de manera comprensible pero injusta, la producción literaria de su hermano mayor, Israel Yehoshua. 'El otro Singer' escribió varias grandísimas novelas, entre las que brilla con luz propia La familia Karnowsky, obra en la que el autor apuesta por una temática en la que se mueve como pez en el agua: historias familiares de amor, odio y esperanza. 


''Los Karnowsky de la Gran Polonia eran conocidos como hombres obstinados y polemistas, aunque también estudiosos y cultivados, sin duda unas mentes de hierro''. Así comienza esta novela escrita en 1943 que abarca la epopeya de tres generaciones judías en busca de un mundo mejor y, en ocasiones, de la pura supervivencia. 

A pesar de contar ya con setenta y cinco años a sus espaldas, la obra de Singer es de rabiosa actualidad. Más allá a la época en la que se desarrolla – el auge del nazismo y el primer germen del Tercer Reich –, las complejas relaciones entre padres e hijos, enfrentados por conflictos de diversa índole, son perfectamente reconocibles en cualquier familia de hoy. La célebre frase ''los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla'' puede aplicarse aquí a padres e hijos, que ven cómo las discusiones que los han separado de sus progenitores sabotean también la relación con su progenie. 

Uno de los puntos fuertes de la novela es la evolución, perfectamente construida y llena de matices, de cada uno de los personajes principales, que persiguen una utopía inalcanzable. Solo cuando fracasan en su empeño por conseguir algo que no existe comienzan a comprender a sus seres queridos y a apreciar aquello que en su momento rechazaron. La obra es una lección vital. 

Se encuentra dividida en tres partes diferenciadas, cada una de ellas centrada en una generación. A medida que va avanzando la novela y se precipitan los acontecimientos políticos y sociales, la atmósfera que pinta Singer va volviéndose cada vez más angustiosa y asfixiante y sus personajes van avanzando en matices y atractivo. Desde el desengaño del patriarca David, que descubre no hay ningún paraíso para el pueblo judío en Alemania, hasta su reconciliación con su hijo Georg, otrora un joven díscolo y rebelde, la obra va enrareciendo el ambiente hasta llegar a Yegor, el más interesante y torturado de los hombres Karnowsky. 

En Yegor, de lejos el personaje mejor construido, Singer aborda un conflicto mucho más oscuro que en generaciones anteriores: la lucha por la renuncia de los propios orígenes y la destructiva atracción por aquello que nos desprecia. Así, el joven Yegor se enfrenta al rechazo que experimenta por su apariencia judía, por su padre judío, por su abuelo judío, por la marca del judaísmo en su cuerpo. Se ve atraído por la aparente alegría, jovialidad y camaradería del nazismo, por la necesidad de servir a una patria que, a pesar de lo que le quieren hacer creer, es también la suya. 

Abuelo, hijo y nieto son testigos de la vertiginosa decadencia de un mundo inestable en el que, a pesar de las estrecheces, las persecuciones y la rabia del perseguido, siempre hay lugar para la esperanza. 

Lo mejor: Un final agridulce que se aleja del tradicional 'fueron felices y comieron perdices'. 

Lo peor: La necesidad de comprender varios conceptos del judaísmo y algunas palabras del yidis, que salpican toda la novela. No lo considero negativo, pero puede entrañar alguna dificultad. 

Deberías leerlo si te apasionan las grandes sagas familiares.



Puedes leer las primeras páginas aquí.

martes, 9 de enero de 2018

Mis mejores lecturas del 2017

Creo que ha quedado más que claro en estos meses qué tenemos en común las tres autoras del blog y qué nos diferencia: todas somos ávidas lectoras, pero tenemos gustos distintos... aunque también es cierto que a veces confluimos en puntos comunes, tampoco voy a engañaros.

Y como lectora compulsiva que me considero, hace tiempo que llevo un registro de los libros que leo a lo largo del año. Es una forma de saber cuántos libros he leído y, cómo no, también me sirve para recordar el título de algún ejemplar cuando no me viene a la mente. Además, cuando acaba el año me gusta hacer revisión de los títulos que he leído y sopesar un poco mi "año literario"... Y aquí estoy dispuesta a analizar mi 2017.

Si he de ser sincera, el año pasado fue un año de poca literatura en varios sentidos. En primer lugar, tuve épocas de bastante sequía debido a la falta de tiempo unas veces y, otras, a la falta de ganas. Por otra parte, muchos de los libros que leí no eran "literatura" en el sentido artístico de la palabra, sino sobre maternidad y crianza. Sin embargo, haciendo balance de las novelas que he tenido entre manos, hay cinco que, para mí, merecen mención especial. Como me costaba mucho ponerlos en orden de preferencia, ya que algunos son muy diferentes entre sí y me gustan por motivos distintos, he decidido nombrarlos en el orden en que los leí a lo largo del año.

Interview with the vampire - Claudia's story. Ashley Marie Witter
Una adaptación vivamente ilustrada de la novela de Anne Rice, Entrevista con el vampiro, explicada a través de los ojos de la vampira Clauda, que era tan sólo una nula cuando fue convertida por el vampiro Lestat. Aunque pasa muchos años de felicidad con sus dos padres vampíricos, con el tiempo se siente descontenta con su insistencia en tratarle como una niña pequeña, aunque ha vivido tanto como cualquier humano mortal... y si ansia de matar no es menor que la de ellos.

Raro sería que en mi lista no apareciera algo relacionado con Anne Rice. Y digo relacionado porque, como habréis visto ya en el resumen, en este caso no es una obra de la autora, sino una novela gráfica inspirada en la historia que la catapultó a la fama, Entrevista con el vampiro. En esta adaptación revivimos partes de la historia original desde un punto de vista muy diferente. Claudia, la niña vampiro convertida con cinco años, condenada a vivir en ese cuerpo de niña a pesar del devenir de las décadas, nos explica su experiencia personal, dura y abrumadora a partes iguales. Una obra muy interesante que recomiendo tanto por la historia en sí, como por las ilustraciones de Ashley Mary Witter y su uso del color. Para mí, un "must" si eres fan de Anne Rice.
Puedes echarle un vistazo desde esta página de Amazon.


Mary Shelley - La muerte del monstruo
En el 2016 se cumplen doscientos años de de la reunión literaria más famosa de todos los tiempos, la reunión de Villa Diodati. La Villa Diodati es una mansión ubicada en Cologny, Suiza, cerca del Lago de Ginebra. Es famosa por haber sido la residencia de verano de Lord Byron, Mary Shelley, Percy Shelley, John Polidori y otros en 1816, en donde se concibieron las ideas para la novela Frankenstein y El vampiro. Mary Shelley: La muerte del monstruo es un relato acerca de la vida y la muerte de la creadora del monstruo más famoso de todos los tiempos. A través del estudio de la fascinación victoriana por la muerte y del oscuro entusiasmo que despertó la posibilidad de usar la ciencia para reanimar los cadáveres, abordaremos la compleja psicología de Mary Shelley, marcada por una vida desgraciada.

Sigo con otra novela gráfica de tintes oscuros. Con un estilo muy sencillo pero impactante, nos movemos por las calamidades que sufrió Mary Shelley, la autora conocida por dar vida al célebre Frankenstein, a lo largo de su vida. En ella, la realidad y el imaginario de su opera magna confluyen con maestría para permitirnos comprender mejor el oscuro origen del moderno prometeo. Una obra que recuerdo que me dejó sentimientos muy encontrados al terminar de leerla, y que hizo que me sintiera divida entre la fascinación por la forma en que lo han plasmado todo sus dos creadores y la pena por lo que en ella se muestra. De hecho, más de una vez he pensado en releerla para acabar de decidir qué me hace sentir en realidad aunque, por falta de tiempo, no he podido hacerlo. A pesar de eso, al plantearme hacer esta lista sentí que no podía dejarla fuera porque si al leerla consiguió que algo en mí se removiera, quiere decir que por lo menos tiene algo que merece la pena.


No soy un serial killer - Dan Wells

John Wayne Cleaver tiene 15 años y sabe que es diferente. Pero no porque sólo tenga un amigo ni porque ayude a su madre en el depósito de cadáveres. John es un sociópata que reconoce en sí mismo los clásicos signos de ser un incipiente asesino en serie. Para no hacer daño a nadie, John se ha creado un conjunto rígido de reglas para controlar su naturaleza más oscura y tener una vida normal. Pero cuando empiezan a haber una cadena de horripilantes asesinatos en su ciudad, John utilizará sus conocimientos sobre los asesinos en serie para investigar quién tiene aterrorizado el vecindario. Sus pesquisas le llevarán a descubrir el asesino: su vecino. Éste no sigue el patrón de un asesino en serie porque es un ser sobrenatural que mata porque necesita órganos de otros seres para seguir viviendo. Entonces John decide que si quiere pararlo, tendrá que romper con sus propias reglas y convertirse en asesino también.

Quizás este título os suene, puesto que publiqué una reseña hace tiempo (y que personalmente os recomiendo ;) ). Un chico inadaptado que sabe que no es como los demás, que se ha fijado unas reglas para no convertirse en asesino en serie, pero que debe saltarse esas mismas reglas para dar con quien está matando a gente en su pueblo, aún a sabiendas de que quizás después no haya marcha atrás.  Un libro de lectura rápida que me gusta, sobre todo, por dos motivos: el análisis que se hace sobre la mente de un sociópata al estar narrado desde el punto de vista de uno (algo que me resulta muy interesante) y por los tintes sobrenaturales que adquiere la novela (lo que para mí, en general, suele ser un plus siempre).
Puedes echarle un vistazo desde esta página de Amazon.


El cuento de la criada - Margaret Atwood
Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy. 
En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela -—o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir- le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.
Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

Una novela distópica en la que una Criada nos cuenta su día a día, entrelazado con los recuerdos de su vida anterior, sus miedos y sus añoranzas. Un mundo en el que la mayoría de la gente es estéril y el puritanismo más radical vence ante el temor al terrorismo islámico. Una mujer que se ve relegada a ser un mero receptáculo, y que vive a la espera de engendrar y dar a luz el que será el hijo o la hija de una familia pudiente que no puede procrear. En resumen, una historia que aterra, sobre todo, porque al leerla una no puede parar de pensar: lo peor de todo, es que podría llegar a suceder. Sin embargo, ya os hablé largo y tendido de esta novela en su reseña y, además, publiqué una comparativa con la serie hecha por HBO, así que no quiero entreteneros más.
Puedes ver algunas páginas aquí.



Azul - Cristopher Moore


Es el color del manto de la Virgen María, el intenso pigmento deseado por los artistas, un exquisito tono marcado por el peligro, la aventura e incluso lo sobrenatural. Es AZUL. En julio de 1890, Vincent van Gogh se dirigió a un campo de maíz y se pegó un tiro. ¿En serio? ¿Qué artista intentaría quitarse la vida en la cima de su carrera y luego andaría más de un kilómetro buscando ayuda? ¿Y qué pintaba en todo esto el hombrecillo retorcido que perseguía a Van Gogh por toda Francia? ¿Y por qué en la última época de su vida el pintor sentía pánico ante la mera visión de un cierto tono de azul? Éstos son sólo algunos de los enigmas a los que se enfrentarán los amigos de Vincent: el antiguo-panadero-ahora-pintor Lucien Lessard y el bon vivant Henri Toulouse-Lautrec, quienes juran descubrir la verdad acerca de la prematura muerte de Van Gogh, aunque eso suponga descender a los infiernos de todos y cada uno de los burdeles de París.
Oh là là, quelle surprise y zut alors! Una combinación magnifique de intriga, pasión y arte, aderezada con bailarinas de can can, baguettes y el mejor coñac. Azul es otra obra maestra llena de ingenio y sorpresas de la mano del único, el inigualable, Christopher Moore.

Y en último lugar por una cuestión meramente cronológica, pero no porque me gustara menos, un libro sobre el color azul y el arte, escrito por uno de los grandes de la fantasía cómica: Cristopher Moore. Una novela que toma la extraña muerte de Van Gogh como punto de partida para hablarnos de la inspiración y la Francia de los impresionistas con escenas surrealistas, diálogos muy vivos y, sobre todo, con mucho humor. Como siempre digo al hablar de Moore, que se abstengan los que quieran una novela al uso, pues sus mejores obras se caracterizan por ser una serie de disparates aparentemente sin sentido que acaban confluyendo y generando una trama hilada y que funciona muy bien. Cómo no, también tenemos nuestra ración de hechos paranormales, muy ligados a la historia en este caso. Sin embargo, no quiero extenderme demasiado, así que si sigues teniendo curiosidad, aquí tienes el enlace a la reseña completa que publiqué hace unos meses.
Puedes echarle un vistazo aquí.

Y con Azul - Una comedia del arte termino la lista de las lecturas que más disfruté durante el 2017. Espero leer muchísimo más durante el 2018 y, si hay suerte, tener una lista mayor de obras que recomendaría tras mi próximo balance, dentro de un año. ¿Y vosotr@s, qué libros que leísteis el año pasado nos recomendaríais? No dejéis de contárnoslo en los comentarios :) ¡Hasta la próxima!